Translate

lunes, 2 de marzo de 2015

El amor en tiempos de abandono

El amor es un sentimiento maravilloso, que va de la mano  del respeto, la comprensión, el compromiso y la libertad. ¿Qué sería del amor sin todo ésto?, quizá otra cosa, menos eso, menos amor, pues cada uno de estos valores es lo que lo nutre.

Muchos dirán que el amor duele, que no existe, que es una perdida de tiempo, y todos tienen razón. Aquellos que concuerdan con éstas afirmaciones, tienen la razón por que lo experimentan de esa manera, es lo que les dice su experiencia. Pero, ¿en qué momento ocurrió esto?, ¿por qué para algunos es algo tan doloroso e indeseable? Tal vez la respuesta este en la forma en como perciben el amor propio.

Nos han vendido tanto la idea del felices por siempre, que nos perdemos en una búsqueda incansable por encontrar a la pareja perfecta,  estamos tan preocupados por eso que pasamos por alto el bienestar de la persona más importante: nosotros mismos.

Poco a poco, algunas personas, se van abandonando, van dejando de nutrir aspectos internos esperando obtenerlo de otra fuente, esperando que otra persona sea quien llene esos huecos tan dolorosos en ellas, que complemente aquello que cree sólo obtendrá cuando sea amada, creen erróneamente, que justo cuando "encuentren el amor", dejarán de sentir esa soledad tan sofocante, pero, lastimosamente, no es así, porque esos sentimientos de vacío, son causados por ese abandono, por esa costumbre de no responsabilizarse de sí mismos.

La forma en que asuman el respeto, comprensión, compromiso y libertad en su propio ser, sera la misma con la que experimentaran el amor de pareja. Es primordial comenzar a enriquecerse, a valorarse más, a AMARSE, para poder amar y ser amado por otros.  En el momento en que la principal preocupación sea el propio bienestar, estarán encaminados a recuperar el terreno perdido,  a llenar poco a poco esos vacíos, para ser esas personas completas que no buscan "su otra mitad", si no que buscan otra persona completa para compartir metas y sueños juntos, de una forma sana que permita el crecimiento personal y profesional de cada parte, pues aunque sean una pareja, y tengan objetivos en común, nunca dejan de ser individuos con deseos e intereses diferentes a los del otro.

Una relación sana,  será el reflejo de dos personas que han aprendido a responsabilizarse de su felicidad, de sus propios éxitos y fracasos, que son independientes y que han perdido el temor a ser juzgados, pues han dejado de juzgarse a si mismos.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Agrega tu opinión o alguna experiencia que quisieras compartir, gracias.