Translate

martes, 28 de abril de 2015

Había una vez, el miedo feroz

Todos hemos escuchado hablar a otros, sobre lo que les hubiera gustado hacer con sus vidas, tal vez incluso nosotros mismos lo hemos dicho alguna vez, pero es más común el decir o pensar, "me gustaría... "pero, realmente, ¿qué estamos haciendo para poder hacer o tener aquello que tanto deseamos?

El soñar con algún día cumplir nuestra más anhelada meta es maravilloso, pero lastimosamente, la mayoría de las veces sólo se queda en eso, en un sueño lejano que puede transformarse en la peor de las pesadillas si no hacemos algo por conseguirlo, llegando a convertirse en una de tantas frustraciones.

Tener miedo de fracasar en aquel proyecto que deseamos emprender, es el primer y más grande obstáculo que puede llevarnos a la derrota desde un inicio, cuando llega, no avisa, no da lugar a la oportunidad de reaccionar y lanzar un ataque de defensa, pues el miedo, es uno de los monstruos emocionales más feroces que puedes toparte, esta presente en todos lados, razón por la que hay que estar alerta de sus ataques repentinos.

¿Sabes que el miedo es muy contagioso?, suena raro, ¿no?, pero es verdad, porque cuantas veces nos hemos dejado contagiar por los miedos e inseguridades de otras personas, ¿no me crees?, piensa un segundo, ¿cuantas veces dejaste de lado proyectos que tenias muchas ganas de realizar por que las personas a tu alrededor te decían "eso no funcionará", "eso que quieres hacer es imposible" "no tienes la experiencia necesaria" "creo que es mucho riesgo"?. A mi también me ha pasado, como a ti, es normal que "se nos pegue" el miedo, el problema es cuando permitimos que ese miedo se quede en nosotros, que no lo enfrentamos, pues el riesgo que corremos es caer y permanecer en el fracaso.

La mejor forma de hacerle frente a ese monstruo tan peligroso es pensando de una forma lógica, y siempre tratar de tener una actitud positiva. Si, es cierto, todo proyecto en lo personal y en lo profesional es un arriesgue, podemos fracasar, pero también esta el otro lado de la moneda, el éxito, qué dependerá más que de las circunstancias, del esfuerzo y dedicación que vertamos sobre él.

Controlar nuestras ansiedades respecto al futuro, es algo que puede sernos de gran ayuda, pues cuando logramos concentrarnos en lo que nos exige el presente, hemos ganado territorio importante camino al triunfo. Así que "a palabras necias oídos sordos", y emprendamos ese viaje tan maravillosos al cumplimiento de sueños, cualquiera que estos sean, empaquemos nuestras maletas con optimismo y tenacidad, y como será un viaje lluvioso, usemos un impermeable, para no empaparnos con el pesimismo y negativismo de los demás, recuerda que el éxito no es para los que piensan que pueden hacer algo, si no para quienes lo hacen.

¡Nos leemos la próxima!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Agrega tu opinión o alguna experiencia que quisieras compartir, gracias.